Ir a Contenido Principal

AURORA - Sistema de Información Académico

 

AYUDA | SALIR

Información detallada de curso

 

Primer semestre 2019
Jun 16, 2019
Imagen Transparente
1. IDENTIFICACION DEL CURSO

Código y Nombre de la Asignatura: ETI 0030 - Autoconocimiento y sensibilidad
División Académica: IESE-Inst.de Estudios en Educ.
Departamento Académico: Dpto. Educación
Número de créditos:
Intensidad horaria (semanal para nivel pregrado y total para nivel postgrado):
3.000 Horas de Teoría
0.000 Horas de Laboratorio
Niveles: Educación Continua, Educación Superior Pregrado
Tipos de Horario: Teoría

Este curso pretende desarrollar una vivencia de autoconocimiento (una aproximación al saber de sí mismo) y de sensibilidad (receptividad frente a unos valores: estético, ecológico, sentimental, social y corporal) respecto a los que es el ser humano considerando sus virtudes (y cómo enriquecerlas) y defectos (y cómo enfrentarlos e intentar superarlos). Las anteriores actividades no se plantean exclusivamente como (es decir, como procesos cognitivos), sino más bien como un (es decir, como una vivencia) que conlleve a una competencia de y, de esta manera, ganar algo de autoconciencia y sensibilidad. Se espera que las vivencias y conceptos producto de este curso se conviertan en articuladores del quehacer en los participantes. En síntesis, se busca que los participantes reconozcan en un escenario vivencial la diferencia entre tener conocimientos para ganarnos la vida y tener sabiduría para saber vivir.

3. Justificación

Felix Frankfuster: No me gusta el hombre que es demasiado inteligente. Es probable que no sea lo suficientemente humano. (Pensamiento tomado de Andújar, C. (2007). El líder y la inteligencia emocional. Bogotá. Akron.
Martha Guiness: No sabemos quiénes somos hasta que vemos lo que somos capaces de hacer. (Pensamiento tomado de Andújar, C. (2007). El líder y la inteligencia emocional. Bogotá. Akron.
Eugenio María de Hostos: Cuanto más conozco a los hombres más me espanta la diferencia entre lo que son y lo que deben ser.
Shakespeare: No es bueno, ni es malo hasta que uno lo piensa (sentir).
Lao Tzu: Conocer a otros es sabiduría, conocerte a ti mismo es iluminación. (Pensamiento tomado de Lynn, A. (2006). La otra inteligencia. Barcelona. Empresa activa.
Platón: Una vida sin examen no merece ser vivida (Sócrates).

Estamos viviendo un mundo caracterizado por la globalización de las economías, la cultura y, en general, de todas las esferas de la vida social de las personas. En sintonía con lo anterior, en general, estamos viviendo un mundo donde se ha vuelto cotidiano, entre otras, la deshumanización; la cosificación; el consumismo; la adicción por las cosas materiales (entre otras, joyas, ropa de marca, gimnasio de uso exclusivo) y no materiales (entre otras, prestigio, reconocimiento, poder); la violencia generalizada; la indiferencia por la sensibilidad (entre otras, lo sentimiento, lo estético, lo corporal y lo ambiental); la incertidumbre emocional, la deshonestidad y la actividad agitada que ¿todos ellos-- se han convertido a la larga en el paradigma o marco de referencia-- de cómo vivir en la actualidad.

Así pues, el mundo de hoy ha unidimensionado a los individuos en una búsqueda obsesiva e irracional de cosas que permiten una satisfacción momentánea e insustancial, pero que finalmente no otorgan sentido a la vida, es decir, no conducen a estructurar un proyecto de vida trascendental y al encuentro de la persona consigo misma.

Se realizan, en primer lugar, cursos y experiencias para intentar crear conciencia a estas personas señaladas de lo peligroso que son estos estilos de vida dentro de los espacios de alta competición laboral y exigencias de la vida moderna. Sin embargo, estos esfuerzos se han centrado generalmente en la capacitación de habilidades técnicas e instrumentales para enfrentar con eficiencia racional este mundo moderno. En segundo lugar, hay cursos en los que se ha prestado algo de atención al área de lo personal y el sentir individual que se han llamado, entre otros, de desarrollo humano, la vida sana, de formación individual, desarrollo espiritual e inteligencia emocional. En estos cursos se plantean temas relacionados, entre otros, con el manejo de los conflictos y la solución de problemas, con la comunicación social y de pareja, la automotivación, reconocer los defectos y los valores, el desarrollo de la capacidad de mando en la organización, la inteligencia emocional. Son muy importante las intenciones de estas experiencias, pero el problema es que normalmente se plantea claramente hacer, pero no hacerlo y, así finalmente, las personas terminan capacitándose más bien para ganarse la vida y no para saber vivir; en otras palabras, confunden el conocimiento con la sabiduría. También hay que señalar que existe un tercer y pequeño grupo de cursos que van directamente a la experiencia personal y vivencial que desempeñan un papel muy importante en la formación, pero éstos presentan el mismo problema de no necesariamente especificar un hacer las cosas cuando alguien decide hacer un trabajo de autoformación.

Así pues, todos estos aspectos pueden ser muy útiles para el desarrollo de la formación, pero normalmente no se presenta una conceptualización esencial respecto al desarrollo humano ¿por ejemplo, el autoconocimiento y el cuidado de sí mismo, en el sentido socrático¿ y tampoco se presenta un medio concreto, o sea un para apropiar y comprender estos conocimientos y, de esta forma, llevarlos hasta un núcleo que se considera básico de la persona: la sensibilidad humana. En este orden, no produce el mismo efecto una idea entendida por una persona sólo desde el nivel de lo racional, a que esa misma idea logre llevarse adicionalmente hasta las fibras de la sensibilidad, específicamente en una vivencia. Es importante el autoconocimiento de lo racional, pero es desde el sentir ¿el autoconocimiento propiamente dicho-- donde se pueden iniciar y/o enriquecer las verdaderas transformaciones personales en la vida en general de los individuos.

Esta asignatura propone una introducción al desarrollo del autoconocimiento y la sensibilidad --a la manera del grado en el preescolar (o situación propedéutica) en el que se inicia un largo camino formativo como pieza fundamental para la formación de las personas y, sobre todo, para enfrentar un futuro lleno de cambios e incertidumbres propios de la globalización. Esta asignatura esbozada principalmente desde el sentir o la vivencia de los participantes y desarrollada como una conversación parte de la idea socrática del autoconocimiento como la base para el desarrollo equilibrado de cualquier actividad en la vida, pues una vida sin examinarse no vale la pena de ser vivida.

Por lo anterior, el contenido del curso abarca una serie de diferentes tópicos sobre este proceso de autoconocimiento, la sensibilidad; como también se dispondrá de un , es decir, una estrategia concreta --la introspección socrática-- para intentar producir un acercamiento al desarrollo interior, a partir de la honestidad de los participantes.

En este orden, la introspección socrática se esboza como un medio específico para este proceso de autoconocimiento y sensibilidad autodirección o de gerenciarse a sí mismo-- ya que mediante éste los estudiantes pueden identificar --en autoconciencia-- sus fortalezas y debilidades; como también, comenzar y/o enriquecer su propio proyecto de vida. Así, se espera que los estudiantes inicien y/o enriquezcan un proceso que tenga repercusiones importantes en términos de una autoconciencia de las relaciones interpersonales, la motivación por el saber vivir, el manejo de la comunicación, los conflictos, la inteligencia emocional; como también la sensibilidad de estos alumnos y el talento que se requiere para el manejo de los asuntos a nivel de lo familiar y de pareja y básicamente el inicio de un encuentro de la persona con ella misma.

Por lo anterior, se espera que las vivencias que se presenten en los participantes tengan importantes repercusiones en términos de estimular un sistema de creencias apuntando a una responsabilidad ética, social y ambiental. Esta asignatura defiende que el proceso de hacer una aproximación al autoconocimiento, se puede considerar como una manera diferente de ser inteligente, pues es lo más importante que una persona puede hacer en esta vida.

El concepto tiene el mismo sentido como lo planteó Ortega y Gasset en 1913 como traducción de la palabra alemana Erlebnis ("vivir la vida", "vivir las cosas", es un modo de existir la realidad para un cierto sujeto, las vivencias entendidas como deben ser descritas y comprendidas, pero no explicadas mediante procesos analíticos o sintéticos. Ferrater, 1994).

No conocemos lo que somos y mucho menos en lo que podemos transformarnos.

Regresar a Anterior Nueva Búsqueda
Imagen Transparente
Versión: 8.5.4